elemento

Jesús como hombre


Probablemente estará usted de acuerdo con nosotros que en nuestra sociedad occidental el ser más influyente de todos los tiempos ha sido Jesucristo. No sólo por la religión que de él se deriva (aunque como veremos nunca dijo nada de fundar una religión) sino por la forma de pensar y actuar que fue un ejemplo para el resto de los hombres. Con independencia de credos religiosos hay que reconocer que el estado de bienestar social occidental, el cuidado de todos, la búsqueda de la igualdad, etc, tiene una base ética propia de Jesucristo.


Sin embargo en realidad cuando se habla de Jesucristo se está haciendo referencia a dos conceptos que encierra su nombre: Jesús + Cristo. Es decir una versión humana y su componente divino. El objetivo de las siguientes líneas es tratar del Jesús humano dejando de lado cuestiones teológicas. Es decir hablar de cómo debía pensar en función de la época en que vivió, cuál fue su actividad objetiva, porque murió y a que intereses convenía su muerte, que pruebas hay de la resurrección etc. Pero todo ello desde un punto de vista objetivo, sin meternos en credos, religiones o creencias del tipo que sean.


Puede parecer que si uno quiere conocer algo del Jesús humano basta con que investigue en el Nuevo Testamento pero no es así, porque en las escrituras se define al personaje humano en función de la teología que se quiere presentar y no con un criterio objetivo histórico. Para poder demostrar esta afirmación tenemos que considerar, por ejemplo, en que si compra usted el Nuevo Testamento este empieza por el Evangelio de Mateo, pero el primer Evangelio que se escribió fue el de Marcos. Pero además en el Nuevo Testamento los Hechos de los Apóstoles que siguen en el libro a los Evangelios, en realidad se escribieron antes, de manera que San Pablo no conoció a los Evangelistas ni viceversa. También es significativo el hecho que los Evangelistas reconocidos (hay muchos Evangelios pero ahora nos referimos a los llamados canónigos: Mateo, Marcos, Lucas y Juan, no a los apócrifos) tampoco parece ser que conocieron en primera persona a Jesús. Por ejemplo el autor del Evangelio de Mateo, de quien tradicionalmente se ha dicho que era el apóstol Mateo, un publicano cobrador de impuestos llamado Levi. (Mc 2 13-14Lc 5 27-28) las últimas investigaciones según el Comentario Bíblico Internacional dicen fue un cristiano de finales de siglo I y por lo tanto no conoció a Jesucristo.


Pero bueno, si usted no quiere creer en lo que dicen los técnicos puede aplicar el sentido común para poder aceptar que los Evangelistas no conocieron, probablemente (siempre en toda investigación histórica hay que dejar margen) a Jesús. Los Evangelios están escritos en griego, eso es científicamente cierto y reconocido. Pero, si Jesús predicó en Galilea, en ambiente rural y de pescadores, ¿no sería más lógico que sus seguidores hubieran escrito en su lengua que era el Arameo galiláico y no en griego? Reflexiones de este tipo, de sentido común una vez se recopilan datos, es lo que pretendemos seguir para trazar al Jesús humano. No se va a hacer una crítica de las inexactitudes ni hechos imposibles que narran los Evangelios porque eso no conduciría a nada práctico y el objeto de estas líneas no es un debate cultural, sino una visión histórica que nos lleve del Jesus humano al Cristo divino.


También a través de esta aproximación humana se podrá entender, de manera coherente, la simbología de algunos temas que la iglesia tiene que presentar como dogma.


Y no hay que olvidad el principio del periodismo que dice: “la mejor información la tiene quien mejor investiga.”


Si no podemos usar los Evangelios como fuente histórica que explique una crónica periodística de la vida de Jesús, para investigar hay que usar otras fuentes, Hay pocas pero algo hay, y entre ellas tenemos al historiador hebreo / latino Flavio Josefo


Flaudio Josefo descendía de una familia de sacerdotes judíos (el cargo se sacerdote era por herencia) , por lo que conocía bien la historia, religión y cultura de su pueblo. Fue uno de los caudillos de la rebelión contra los romanos, quienes lo hicieron prisionero y lo trasladaron a Roma. Por su inteligencia y habilidad se hizo favorito de la familia imperial Flavia. De manera que conoció de cerca el poder romano. Escribió en griego: “La guerra de los judíos” y “Antigüedades judías” donde relata hechos sucedidos en la Palestina judía en el siglo I. Es el autor de referencia para cualquier estudio.


Lo primero que tenemos que hacer para situarnos es entender cuál era la situación social que se vivía en esas tierras en tiempos de Jesús. La Palestina judía estaba bajo el dominio de Roma, pero hay que entender cómo funcionaban en aquellos tiempos los imperios. Por lo general la tierra conquistada era sometida al pago de impuestos pero se dejaba que esta se administrase por sus jefes locales afines a Roma. La intervención Roma solo se efectuaba en caso que la tierra colonizada fuera atacada, hubiera una rebelión o como castigo a un pueblo rival, pero en ningún caso hubo en Palestina una colonización por parte de los romanos como la que llevaron en la Galia o en Hispania, donde el modelo romano se repetía. En la palestina judía eso no era así. En resumen, Roma gobernaba desde lejos, cobrando tributos y manteniendo estables las fronteras, pero las cuestiones cotidianas las dejaba en manos de gobernantes locales. Es decir la imagen que se nos ha dado de romanos en cada esquina controlando lo que hacían los judíos, salvo en circunstancias especiales como la celebración de la Pascua, no es cierta.


Hay historiadores que consideran que Israel no era ni siquiera rentable para los romanos, ya que el negocio lo tenían con Egipto, pero querían mantener el control para usar esas tierras como tapón frente a los ataques de los partos quienes eran realmente sus enemigos.


Por otra parte toda la región estaba desde hacia años fuertemente helenizada, esto es que la formación, cultura, ritos, mitos e idioma griegos eran conocidos en la región por la minoría culta.


No detallaremos como se consiguió el poder en cada zona pero sí es útil analizar las tres zonas fundamentales de Palestina.


mapa
En el norte estaba Galilea, lugar donde Jesús pasó la mayor parte de su vida. En el momento de nacer Jesús el poder ahí estaba representado por Herodes el Grande. Este es el Herodes de quien dice Mateo realizó la matanza de los inocentes. Ciertamente esta matanza no es histórica sino simbólica (en otros escritos ya se hablará del simbolismo del Evangelio) y nos basamos para decirlo en varias razones.


La primera es porque algo de tal magnitud se hubiera recogido por algún otro autor y eso no existe, ni Flavio Josefo ni nadie habla de ello. La segunda porque Roma exigía a sus gobernantes un comportamiento correcto, hacían la vista gorda si mataba a unos cuantos colonizados por capricho pero nunca hubiera permitido algo de esa magnitud. La tercera porque Herodes el Grande era idumeo, región al Sur de Judea, por lo tanto hebreo. A pesar de otras actuaciones que hoy vemos como terribles ( mató a dos hijos suyos por traición) se le consideró un buen rey ya que impulsó grandes obras y el comercio.


La Galilea de aquellos tiempos era fundamentalmente agrícola y ganadera, predominaba el latifundio, estaba controlada por Herodes el Grande (hubieron otros dos Herodes pues fundó una dinastía, y el Evangelio habla siempre con el nombre genérico de Herodes) jefe local al servicio de Roma, y no habia una situación cercana a la rebelión. Es decir no corrían aires revolucionarios contra el imperio romano.


Como ejemplo podemos ver que en Cafarnaum había una guarnición militar para toda la zona, si hubieran habido problemas hubieran habido más tropas


Como era paso de ruta comercial se echaba en cara a sus habitantes no ser totalmente hebreos, además al este estaba Decápolis que eran ciudades helenizadas con régimen propio. Los fariseos y escribas llamaban paganos a los galileos. Eso da muestra de las diferentes culturas que circulaban por la zona. Esto es importante tenerlo en cuenta: en la región de Jesús convivian culturas diferentes.


En el centro estaba Samaria, que era un pueblo multiétnico. Es por ello que los desprecian tanto los fariseos que los consideraban un pueblo impuro. Sin embargo ellos decían que constituyan la verdadera descendencia de Jacob. Tenían su propio templo negando la importancia de Jerusalén. Pero se llevaban fatal con los judíos del Sur. A Jesús (Jn 4,9) lo insultan diciéndole que es samaritano y endemoniado.


En el Sur se halla Judea, donde está la ciudad sagrada de Jerusalén y su templo. Ahí los romanos en tiempos finales de Jesús habían puesto como prefecto, llamado también procurador, a Poncio Pilato. Pero quien domina la ciudad es el Sanedrín y el sumo Sacerdote, que en aquellos tiempos era Caifás. A pesar del poder de este último, era es el representante de Roma, y solo este, quien tenía el poder de establecer la pena de muerte, salvo los casos de afrentas al tempo. Según algunos historiadores Caifás y Pilato se llevaban bien.


Herodes Agripa describe a Pilato como inflexible, de carácter arbitrario y despiadado, y le acusa de, robos, ultrajes, amenazas, de acumular ejecuciones sin previo juicio, de crueldad salvaje e incesante. Es decir que a pesar de eso de Mateo 27- 24” Pilato tomó agua y se lavó las manos delante del pueblo, diciendo: Inocente soy yo de la sangre de este justo; allá vosotros” no era tan inocente en su actuar. Parece esa redacción por parte del autor de Mateo de un intento para no culpar a los romanos. Fue depuesto por Roma. Lo cual demuestra que Roma cuidaba que sus representantes tuvieran actuaciones correctas.


Y para no extendernos más vamos a temas que atañen directamente a la vida de Jesucristo. En primer lugar vamos a referirnos al tema de su nacimiento virginal. En primer lugar antes de negar o aceptar por fe esa idea que nos parece imposible no hay que negar o considerar falso algo por no tener una explicación. Por ejemplo si a usted le dicen si cree que se puede mover, sin aparatos mecánicos, con la “tecnología de hace 3000 años” piedras de 12 toneladas por el desierto es posible que no se lo crea. Sin embargo las pirámides existen y se movieron muchas piedras de gran tonelaje para ello. Tan imposible me parece la idea de un nacimiento virginal como eso de las piedras de gran tonelaje moviéndose por el desierto. Pero bueno, eso es un asunto privado de cada uno, lo que ahora se quiere es ver la referencia histórica a la virginidad que aparece en Marcos.


Ya hemos dicho que la zona de Galilea al ser ruta comercial confluían muchas culturas. La idea de la virginidad no era nada nuevo, los asirios, los persas, los griegos, incluso los romanos, hablaban de hombre nacido de virgen. Ello aparece en “las bacantes de Dionisio” (señor Dios nacido de Dios), en los mitos persas de Mitra, en los misterios griegos eleusinos y hasta en la concepción del emperador Augusto, llamado “el divino Augusto” de quien dice su madre lo tuvo sin intervención humana. En resumen, que cada uno crea lo que quiera pero hay una base histórica para hablar de la virginidad si consideramos la influencia de otras culturas y la cercanía de las Decápolis cerca de Galilea. Vaya, pasa un poco como en los tiempos actuales que las personas ricas y que se creen importantes tienen sus aviones privados, pues en aquellas culturas quienes quería resaltar su importancia tenían un origen virginal.


¿Conoció Jesús los misterios gnósticos de los griegos? Probablemente sí (nos estamos refiriendo al gnosticismo de los griegos de hace mas de 2000 años, no de los movimientos gnósticos actuales que comparten nombre)


Otro punto importante a tener en cuenta es el origen social de Jesús. Generalmente nos han presentado este como de origen humilde, el hijo del carpintero. Pero es poco probable por lo que sigue.


Mateo remonta la genealogía de Jesus a 42 generaciones De ser así y suponiendo una media de 20 años por generación nos estaríamos remontado a 840 años. ¿Conoce usted cual era su ascendente en el año 1177? A no ser que pertenezca usted a una familia real, probablemente no lo conocerá.


Por otra parte la expresión “hijo de David” que aparece continuamente en todos los escritos, para referirse a Jesús, indicaría un origen noble.


Pero hay más. En aquellos tiempos las sociedades estaban muy jerarquizadas. El acceso a la cultura solo era para las clases superiores. Si Jesús fue juzgado por Pilato la conversación tuvo que ser en griego. Si aceptamos que Jesús llegó a conocer los mitos de los griegos, romanos, y egipcios eso es tener cultura que solo estaba al alcance de gente importante por origen. Además si a María la educaron en el templo como se dice en Evangelio apócrifo de Maria, eso daría muestra de su noble linaje. Incluso el hecho de ser juzgado y no matado directamente indicaría, a nuestro entender, que se trataba de una persona socialmente importante.


Por ejemplo, pocos años después de la muerte de Jesús un hombre llamado Teudás aseguraba a sus partidarios que si le seguían las aguas del Jordán se abrirían a su paso. Como Teudás y los suyos suponían un inicio de agitación social los romanos atacaron esa concentración y los mataron, es decir acabaron con la agitación desde el principio. ¿Por qué con Jesús y los suyos no lo hicieron así? Mi teoría era porque se trataba de un personaje de alto rango social, tanto para ser juzgado por el propio prefecto o procurador romano.


No hay que olvidar lo dicho de Agripa sobre Pilato, esto es que "hacía ejecuciones sin previo juicio" entonces ¿Por qué a Jesús si lo juzga? En mi opinión por su peso social, mas que por un tema de sus seguidores. El imperio romano podía acabar con cualquier grupo de agitadores pero tenía que cuidar las formas con la aristocracia del lugar.


Esta consideración social tiene su importancia para poder deducir la siguiente pregunta:
¿Qué pasó en los llamados “años perdidos” de Jesús, que se sitúan entre sus 12 y 30 años? Y plantearse esta pregunta supone plantearse otra que se responde según nuestra tesis de manera conjunta. ¿Cuál era la situación civil de Jesús? ¿tuvo hijos? ¿estuvo casado?


Ya se comentó al hablar en esta web de Maria Magdalena las razones por las cuales su pareja no podía ser ella, ella fue una apóstol, una fiel (quizá su más fiel) seguidora. Pero en una sociedad como la hebrea, en general algo común en todas las civilizaciones de la antigüedad, la idea de no tener hijos ni estar casado era muy poco probable y ni siquiera todos los esenios (era una secta “peculiar”) eran célibes.


Si aceptamos que Jesús no tuvo mujer ni descendencia, conceptos que aparecen juntos en aquella época, tuvo que ser porque estaba viajando y aprendiendo en otros lugares. Es decir era muy dificil ser soltero sin hijos en la sociedad judía, por lo tanto si permaneció soltero tuvo que ser por no estar físicamente en Palestina. Y había mucho que aprender en lugares cercanos y hasta algunas investigaciones sostienen que Jesús llegó a Cachemira (India). En algunos momentos cuando habla del perdón sus palabras parecen más cercanas a la compasión budista que de la tradición hebrea. Personalmente estoy convencido de ello: que Jesús tuvo una formación extraordinaria en cuanto a conocimiento y misterio. En un Evangelio apógrifo se le cita en Egipto, en los templos sagrados de Heliopolis.


Mateo nos dice que Jesús hablaba en la sinagoga y que todos se sorprendían de sus conocimientos. Hay que tener en cuenta que la sinagoga no era un templo como el de Jerusalén ni una iglesia como se entiende hoy en día, sino un lugar donde se hablaba y comentaban los textos sagrados. Ahí podía hablar quien tuviera conocimiento. Si Jesús no venía de familia de sacerdotes (el cargo de sacerdote era hereditario) ¿Por qué lo dejaban hablar? Pues porque tenía algo interesante que decir. Y ¿qué era eso que decía? Pues algo que los demás, los escribas y fariseos del lugar no conocían. Esos conocimientos pudieron ser adquiridos de sus viajes en los años perdidos. Esa es mi tesis, que creo es bastante lógica ¿no?


¿Cúal debía ser el caracter personal de Jesús? En todas las fuentes que pueda consultar, en Hechos de los Apostoles, en los Evangelios canónigos o apócrifos, la caracteristica común es la seguridad en sus ideas y en sí mismo. Jesús estaba absolutamente seguro, al 100 % de lo que predicaba, hacía y decía. Su fe, como se hablará cuando se trate del Reino, no admitía duda alguna y superaba la simple creencia que reinaba en la religión. (para ver la difernecia entre fe y creencia vease La fe que mueve montañas)


La seguridad era prueba de su formación antes mencionada adquirida de las culturas místicas del entorno cultural


Y quien está seguro ..., está alegre. Nos han presentado a un Jesús moralista y hasta severo, pero no pudo ser así. La moral cristiana surge de San Pablo no de los Evangelios. A pesar de la sobriedad de los Evangelios, Jesús tenía que ser una persona alegre. Y prueba de ello es que los fariseos le llaman "comilón y bebedor" ´
19 Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: He aquí un hombre comilón, y bebedor de vino, amigo de publicanos y de pecadores. (Mt 11-19)


Definida ya una hipótesis sobre su origen, conocimientos adquiridos y caracter veamos las actividades de Jesús que nos muestran las Escrituras. Incluso los textos latinos de Flavio Josefo y otros, nos presentan la actividad de Jesús bajo cuatro aspectos:


- Como hacedor de milagros
- Cómo exorcista
- Cómo sanador
- Cómo maestro.
-


La idea que Jesús tenía que ser hijo de Dios porque realizaba milagros es una construcción teológica de sus seguidores.


En la antigüedad se aceptaba la existencia de milagros sin que ello supusiera algo especial. Al respecto de la posibilidad real de los milagros que se atribuyen nos remitimos a la idea citada si usted puede creer en que se puede arrastrar piedras de hasta 12 toneladas por el desierto sin medios mecánicos y luego poner una encima de otra para hacer una pirámide como la de Keops. Es decir no se puede afirmar ni negar nada basándonos en la razón.


Pero dejando la realidad histórica o no de esos milagros, lo cierto es que antes de los milagros de Jesús en Palestina ya habían habido milagreros. El más popular, que cita Flavio Josefo, fue Honi, el hacedor de círculos, que hacía el milagro de producir la lluvia con sus rezos. Tan importante fue que es citado en el Talmut. Uso el copiar / pegar para que se pueda tener una idea de lo que dicen de él.


Ocurrió una vez que pidieron Honi, el Hacedor de Círculos: "Rece para que caiga la lluvia". Honi les dijo: "Vayan por sus hornos de Pascua y colóquenlos en el interior, porque podrían disolverse."
Honi oró, pero no llovió. Entonces dibujó un círculo y se puso en medio de él, y le dijo a Dios :
"Amo del Universo! Tus hijos se volvieron hacia mí, porque yo soy como un miembro de su familia. Juro por tu gran nombre que yo no me muevo de aquí hasta que tengas misericordia de tus hijos!"
Y comenzó a lloviznar .
Dijo Honi : "Esto no es lo que pedí. Pedí lluvias para llenar las cisternas, zanjas y embalses".
Las lluvias empezaron a llegar a torrentes.


Es decir no podemos pensar que es por la realización de milagros que Jesús tenía seguidores.


Algo parecido puede decirse de sus milagros sanadores. Los griegos tenían registrados las sanaciones de los seguidores de Esculapio, incluso Pitágoras decían había resucitado muertos, por lo que, si muy buen para Jesús hacer eso, pero ni resucitar muertos era una actividad original que asegurase el seguimiento de los fieles. Tampoco este era el motivo de ser seguido.


Pero si que hay una particularidad frente a magos, sanadores y exorcistas, Jesús nunca habla de su poder, por ejemplo dice “ Tus pecados te son perdonados” y nunca “te perdono tus pecados”. Es decir abandona la posición del ego. Hay multitud de coincidencias entre los milagros de Jesús y las creencias de la época. Por ejemplo la transformación de agua en vino ya está recogida en las bodas de Ariadna y Dionisio, Pitagoras se dice caminaba sobre las aguas etc.


Y por último tenemos la faceta de Jesús como maestro. De los Evangelios canónigos no se puede deducir que las diferencias de lo que predicaba fueran muy antagónicas con las de su tiempo. Posiblemente los autores de los Evangelios suavizaron el mensaje para congratularse con los judíos y que estos se convirtieran, pero lo que sí fue totalmente diferente fue el “ a quien” se dirigía.


La sociedad hebrea esta muy jerarquizada, al igual que la riqueza. Jesús trata con y para el ser humano, ya sea judío o gentil, justo o pecador, maestro o ignorante. Eso ya era de por sí muy revolucionario.


Eso es lo que diferencia a Jesús de los demás, y a la vez lo que le convierte en una amenaza. Sus enseñanzas sintetizadas en el Padre Nuestro y en el Sermón de la Montaña permiten una relación directa del hombre con Dios. Eso era inexistente hasta entonces. Y escandaloso.


Pero hay más. Jesús habla del Reino. Y a las clases dominantes, representada por el Sumo Sacerdote (Caifás) y al Prefecto romano (Pilato) eso no les gustaba nada, aunque no entendían a que clase de reino se refería Jesús.


Jesús se convierte en el Cristo precisamente por llegar al Reino, pero ese concepto exige una explicación que se dará en un próximo capítulo. El reino es lo que hace divino a Jesus, el que le dota del adjetivo Christo.


Los poderes terrenales entendían el nuevo reino como una revolución contra el sistema y no querían que eso sucediera, Caifás era el primer interesado en que el hijo de David no llegará al trono de rey pero no tenía poder suficiente para ejecutar a un hombre ya que solo lo podía hacer en caso de ataques o ofensas al templo de Jerusalén. La justicia la impartía el prefecto romano. Tenía que convencer a Pilatos para que acabara con la vida de Jesús y a pesar de la imagen comentada de que “se lava las manos” para no cargar con la sangre de un inocente, cuesta creer fuera así. Más bien los evangelistas no quieren atacar el poder de Roma y prefieren centrar la culpa de la muerte de Jesús en los judíos. Caifás, según Flavio Josefo, fue el Sumo Sacerdote que más tiempo estuvo en su cargo, por lo que debía contar con fuertes apoyos sociales. En resumen Caifás era “el bueno” del momento. Pero Caifás precisaba no solo una muerte, sino una muerte ejemplar. Para matar a un revolucionario bastaba atravesarolo con la espada como hicieron con Teudàs y sus seguidores o cortarle la cabeza, como hicieron con Juan Bautista. La muerte en la cruz era para escarnio público y para condenas severas.


En resumen, el motivo de la muerte de Jesus no fue tanto un tema religioso como político. Incluso le pusieron sobre el madero el cartel de “Jesús Nazareno rey de los judíos” Dando así la idea de "a este rey es a quien hemos matado. Que a nadie se le ocurra pensar en ser rey"


Pero hubo una segunda parte: la resurrección. La intentaremos seguir con el mismo argumento lógico que se ha hecho (o intentado hacer) en estas líneas.


Para ello habrá que entender que es el Reino, y entonces se podrá completar el cuadro del hombre, Jesus, que llega a ser Cristo, ungido de Dios.


Pero para no cansar al lector eso se comentará en el próximo escrito




… … continuara

freefree