elemento

Qué es el pensamiento positivo


Seguramente ha oído o recibido mensajes sobre “pensar en positivo” y quienes nos los envían lo hacen con el firme convencimiento que pensar en positivo ayuda en la vida. Actualmente con los mensajes de Whatsapp es algo bastante común. Adjunto imagen que sirva de soporte de lo que quiero decir postivo Las imágenes y las frases son bonitas y sin duda animan durante unos segundos. En realidad siempre estamos de acuerdo con eso que dicen, nos levantan en ánimo al verlas pero luego enseguida volvemos a nuestra actitud cotidiana frente a la vida. Esos textos tan ciertos y esas imágenes tan bellas NO generan pensamientos positivos, son textos o imágenes alegres y sabias pero pensamiento positivo es otra cosa. En realidad pensamiento positivo NO es algo estéticamente tan bonito, ni tan fácil de integrar como el estar de acuerdo con los textos que acompañan a las imágenes de las que se ha hablado, pero es mucho, muchísimo más práctico para nuestra vida.


¿Qué es el pensamiento positivo?

Pensamiento positivo es ser capaz de pensar aquellos pensamientos que en un determinado momento y lugar son los adecuados para nuestra vida.


Veamos como funcionan nuestros pensamientos para tener la perspectiva adecuada


¿Cuál es la actividad que menos tiempo puede estar el hombre sin hacer? Según tengo entendido un ser humano puede estar unos 50 días sin comer, unos 7 días sin beber nada, unos pocos días sin dormir, y otros pocos minutos sin respirar. Parece así que esta última sería la actividad ganadora, pero no, hay otra acción aún que los hombres no podemos estar menos tiempo sin hacer. Y es una actividad curiosa, la hacemos continuamente pero a diferencia de las otras acciones no es en absoluto precisa para nuestra vida.


Nos estamos refiriendo al pensar. Si puede parecer un poco extraño pero así es.


Usted y yo ( a menos que usted sea un monje budista, y no creo que por ahí lean esta web) estamos continuamente pensando. Si, en todo momento. Si se levanta a por un vaso de agua a la cocina, pensará si tiene cervezas, que tiene que lavar el coche, que mañana tiene comida en casa de su suegra etc. Y así en todo. No hay un momento prácticamente en la vida del hombre moderno en que nuestra mente descanse. Dentro de nuestra cabeza la charla es constante. Prácticamente en todo momento estamos pensando algo y si por lo que sea nuestra mente se queda en blanco buscamos algo en que ocuparla.


Eso podría estar muy bien si ayudara, pero no, al contrario, nos perjudica. Si usted por ejemplo estuviera continuamente tomando objetos pesados en sus brazos sin duda desarrollaría sus bíceps, lo cual es positivo, pero el estar continuamente pensando no nos hace más inteligentes, al revés, no cansa, nos agota para nada.


De la misma manera que usted se da cuenta cuando no desarrolla físicamente alguna parte de su cuerpo y se dice a sí mismo “tengo que hacer ejercicio para mejorar mi flexibilidad”, debería plantearse como hacer callar a su mente, pero ignora donde está el botón off.


Básicamente el problema con nuestra mente (y quien esto escribe tiene el mismo problema) presenta una doble adversidad:
Por una parte nuestros pensamientos son inconexos y no relacionados. Es decir en un mismo momento tenemos muchos pensamientos que nada tienen que ver. Por ejemplo si usted camina para ir a una tienda a comprar un producto, en el camino le pueden venir pensamientos de cosas que tiene que hacer que no le gustan, motivos de enfado con los demás, problemas de trabajo, alegría por un logro pasado, quejas de como le ha tratado tal persona etc, es decir multitud de pensamientos que nada tienen que ver con el momento en que está haciendo esa acción. Lo coherente, lo positivo, sería pensar concretamente en ese producto, en cuanto pagará, en que espera del mismo etc y si esos puntos ya los tuviera resueltos, que se centrase en simplemente no pensar


¿Cuál es el problema de todo esto? ¿El problema de tener la mente ocupada en otras cosas más allá de lo que se hace? Pues que no se disfruta de lo que se está haciendo.


Por ejemplo, ducharse con agua caliente es un placer, sin duda. Que el hombre haya llegado a la luna está muy bien, pero para mí el progreso es tener agua caliente girando un grifo. Sin embargo si en la ducha, mientras le cae el agua caliente sobre su espalda, usted tiene la cabeza ocupado en otros temas tipo " que tiene que hacer para cenar", "si debe llamar por teléfono a X", "que si ya se está haciendo tarde" etc, está claro que ese placer es mucho menor.


La mente siempre ocupada pensando, de alguna manera, nos molesta. Hay que aprender a NO pensar, (eso es meditación) pero bueno si no lo consigue al menos haga que esos pensamientos trabajen para usted, NO que sean una molestia de la que no se da cuenta.


Pensamiento positivo es pensar en aquello que nos conviene, no en aquello que no nos conviene

No es solo pensar en cosas "buenas" o favorables, sino si aquello en lo que ocupamos el pensamiento en un lugar y tiempo determinado es realmente lo más eficiente o si por el contrario es disfuncional


Hay tres tipos de pensamientos que podríamos denominar "“negativos" , no porque sean malos en sentido moral sino porque no nos convienen en un determinado momento / lugar.


El primero es cuando pensamos en cosas pasadas. Pensar en el pasado es absurdo, pues precisamente por ser pasado no podemos actuar, de manera que ese hecho que se ha realizado y que ahora vemos como erróneo o acertado , molesto o grato , incorrecto o correcto en el mejor de los casos, es algo que ocupa nuestra mente y no sirve para nada en el momento presente. Es como tener la memoria del ordenador funcionando con programas que se están ejecutando y no nos sirven.


Análogamente al caso anterior no tiene utilidad pensar en algo que aún no es y no podemos en ese momento solucionar. Pensar por ejemplo cuando se ducha “mañana me tengo que levantar temprano” no sirve para nada y nos impide disfrutar del placer del agua caliente por la espalda. Pensar en el futuro en lo malo genera miedo e inquietud antes de tiempo e incluso pensar en cosas alegres supone engañar al presente


El tercer tipo de idea que aparece en nuestra cabeza es aquella que si bien está en el momento presente no tiene influencia sobre lo que se está realizando. Por ejemplo en la ducha pensar sobre el programa de televisión que se está emitiendo, no tiene utilidad. Ya lo disfrutará cuando se siente en el sillón, en la ducha céntrese en el agua caliente con el jabón por su cuerpo, que es un placer


¿Cómo eliminar estos tres parásitos mentales que continuamente nos atacan?


La solución que plantea la meditación y el moderno mindfulness es pensar solo en aquello que se está realizando, y para ello debe ser consciente cada vez que aparece un pensamiento que es contrario a la actividad que realiza.


Esto supone una “toma de consciencia” es decir un “darse cuenta de …”


Volvamos al caso de la ducha. Cuando uno se ducha debe centrarse en el placer del agua sobre el cuerpo, si aparece un pensamiento que no viene al caso, como los descritos, volver a centrarse en el agua, en el olor, en el jabón por la piel etc. Es decir volver a lo que se está haciendo, que es lo que en mindfulness llaman “aquí – ahora”. Eso es pensamiento positivo, pensar en lo que nos conviene. Si usted en la ducha le vienen pensamientos sobre el horrible día que tuvo en su trabajo, eso sería un pensamiento “negativo”. También lo es aunque parezca extraño si piensa en el buen día que tuvo, ambos son pasado.


Y para lograr ello, es decir que en usted estén los pensamientos que quiera poner, hay que ser capaz de identificar los pensamientos. Esto supone distanciarse de ellos, usted no es sus pensamientos, usted es el observador de sus pensamientos y en consecuencia como "algo" externo a sus pensamientos puede seleccionar y poner los que quiera.


A partir de aquí entramos en una fase muy importante porque si controla sus pensamientos tendrá control de su vida.


Los pensamientos son la causa de su estado de felicidad, no los hechos que creemos en principio que son los causantes.


Pongamos un ejemplo. Son las nueve de la mañana. Usted tiene en su bolsillo un billete de lotería del sorteo que se celebra a las 10. El número de su boleto es el 6.307. Pero ese día tiene mucho trabajo en la oficina y no puede consultar los números del sorteo hasta las 13:50.

Y entonces ... ¡ah que felicidad! el numero agraciado es el 6.307

¿A partir de cuando es usted "feliz"? ¿Desde las 10 que salió su billete premiado o desde las 13:50 en que se enteró?

Hasta que la circunstancia no es integrada en su mente esta es como si no existiese.

En consecuencia lo que ponga es su mente es lo que va a determinar su estado y como la mente la alimentamos con pensamientos la calidad de estos motivarán su calidad de su vida.


Sucede como con la alimentación. Si al cuerpo le damos malos alimentos no podrá estar sano. Análogamente si a la mente le damos malos pensamientos no podrá hacer que nuestra vida sea feliz


Repetimos: pensamiento positivo es determinar que pensamientos queremos tener en cada momento


Para ello es necesario idetificar los pensamientos que tenemos. Si su pensamiento no corresponde por estar en un momento del tiempo pasado o futuro o no tiene relación con lo que se hace, debe darse cuenta de ello y o bien cambiarlos por un pensamiento eficiente o dejar de pensar por unos segundos, que eso relaja al ser.


¿Es esto fácil? NO


¿Es esto útil? Por supuesto puesto quien controla sus pensamientos controla su destino


Ahora bien, para que este artículo sirva de algo tiene que ponerse en práctica. Si tiene usted más de 12 años se habrá dado cuenta que nada que valga la pena es fácil, de manera que tener pensamientos positivos no es solo leer frases bonitas como en la imagen superior de este artículo, sino ponerse a trabajar en el camino de identificar los pensamientos que tiene para poder luego sustituirlos por otros o hacer callar la mente


Es sorprendente la cantidad de pensamientos que tienen base del pasado y por lo tanto son inútiles. Aunque esto va a personas pues otras proyectan en el futuro miedos y esperanzas tan inciertos e inútiles como pensar en acontecimientos anteriores.


El trabajo es simple, pero no fácil pues no estamos acostumbrados a analizar los pensamientos.


En resumen se trata de darse cuenta si en un momento determinado le es útil lo que está pensando.


Ahora bien, soy consciente que esto puede parecer una bonita historia imposible de realizar y que quien esto lea diga que son los acontecimientos externos los que determinan nuestra vida, pues bien, aquí los pensamientos positivos se enlazan con la importancia de aceptar de la que se ha hablado en otros artículos. Veamos un ejemplo fácil. Imaginemos un día, ahora que es verano en España, de mucha, muchisima calor. ¿De qué sirve el pensamiento positivo? ¿Por pensar en que no hace calor, voy a dejar de sudar? ¿Debo pensar que hace frio?


Pues bien, en toda circunstancia que no nos gusta hay tres alternativas:


- La primera es cambiar la situación. En nuestro caso sería poner aire acondicionado, con ello cambia la temperatura y ya no hace calor. Supongamos que por coste económico no puede poner aire acondicionado


- La segunda alternativa es cambiar nosotros. En nuestro ejemplo sería irnos de ese lugar. Imaginemos que por los motivos que sean tampoco podemos.


- Entonces nos queda la tercera opción: ACEPTAR. Si, hace calor, y lo acepto, no me gusta y lo acepto. Y aquí entra de lleno el pensamiento positivo


¿Le sirve de algo pensar "que calor que hace”?

NOOOOOO pensar en el calor es totalmente DISFUNCIONAL, se trata de pensar en algo que no sea la calor. Tampoco es funcional pensar “que hace frio" pues eso es como pensar en el calor pero con el otro signo. De lo que se trata es de pensar en algo diferente a la temperatura, eso sería pensamiento positivo.


Me doy cuenta que tengo un pensamiento que no me ayuda, pues entonces lo cambio por otro


En este caso incluso pensar en un momento pasado o futuro es más positivo que pensar en el calor. Es decir no es una norma absoluta que el pensar en el pasado sea “negativo”, lo será en ciertas circunstancias, en otras no. No hay normas fijas en el pensamiento positivo, de hecho para nada de la vida hay normas fijas, pero eso sería otra historia.


Entiendo que es posible que alguien me diga “Cuando se está a 40 grados al sol el cuerpo se siente mal con independencia de lo que se piense”

Pues bien, imaginemos que a esa persona que está incómoda a la temperatura de 40 grados al sol le dicen de repente que le ha tocado la lotería, un premio grande, pongamos de 300.000 USD

¿se seguirá sintiendo mal? ¿Seguirá quejosa y molesta o por el contrario estará rebosante de alegría?

Todo sigue igual externamente, el termómetro marca la misma temperatura, entonces ¿Por qué se siente diferente de antes de saber que le había tocado el premio?

Simplemente porque algo en su mente ha cambiado


Si, la mente, los pensamientos que tengamos, son capaces de controlar el estado físico de nuestro cuerpo


Esto es lo que permite a los monjes budistas controlar el frio ,en su caso, que hace en el Tíbet con una simple sábana encima.

Pero ese es un proceso que lleva su tiempo. Lo importante es darse cuenta de la importancia de los pensamientos para la vida incluso en el tema físico/sensorial.

Asi, los pensamientos que invaden su mente ¿le ayudan en su vida?, ¿le estancan?, ¿le perjudican?, ¿le frenan?, porque no son los acontecimientos los que le ayudan, estancan, frenan etc. sino son los pensamientos que tiene al respecto en su mente.


Con los pensamientos adecuadors (positivos) usted es el dueño de su mente y no un esclavo de la misma


Esto no lo va a conseguir de un día para otro, esto es un trabajo a realizar.


Pero como dice Richard Bach en el libro Ilusiones: "Nunca te conceden un deseo sin concederte también la facultad para hacerlo realidad. Sin embargo, es posible que te cueste trabajo"




Que la Fuerza le acompañe,




JP

freefree